RAP y RAnP

Rinitis atrófica progresiva y no progresiva

La rinitis atrófica leve o no progresiva (RAnP) aparece en todo el mundo y es relativamente común. La RAP está presente en las zonas de producción porcina intensiva, aunque en Europa parece ser, en general, menos frecuente ahora que hace 40 años. De todos los estados europeos, es en Francia donde su prevalencia es mayor, mientras que en Gran Bretaña se da raramente.

Expandir Todo
  • La rinitis atrófica no progresiva (RAnP) está provocada por la bacteria Gram negativa Bordetella bronchiseptica, mientras que la rinitis atrófica progresiva (RAP), más grave, es causada por Pasteurella multocida toxigénica.
    B. bronchiseptica está muy extendida entre la población porcina mundial, aunque ciertas cepas toxigénicas provocan lesiones en el epitelio nasal porque producen una necrotoxina dérmica. Las cepas toxigénicas de P. multocida, habitualmente del tipo D, requieren que haya un daño previo, como el provocado por B. bronchiseptica, para poder colonizar el epitelio nasal. La producción de una toxina termolábil provoca una atrofia progresiva del septo nasal y de los cornetes, y una reducción del crecimiento de otros huesos en el cerdo afectado. Ambos microorganismos se transmiten a los lechones a partir de las cerdas portadoras durante la lactancia, pero el inicio de la enfermedad viene condicionado por las concentraciones de anticuerpos obtenidos con el calostro y por factores ambientales. Normalmente estas bacterias se introducen en la explotación a través de un cerdo portador infectado, aunque se ha demostrado que pueden ser portadores perros, gatos, rumiantes y aves, y en el caso de la P. multocida toxigénica, incluso las personas. Ambos microorganismos conservan su capacidad infecciosa en el suelo y en los purines hasta un mes.

  • El principal síntoma clínico de la RAnP son los estornudos, junto a casos ocasionales de neumonía más grave en cerdos de menos de seis semanas. En el examen post mórtem se puede observar una leve atrofia de los cornetes ventrales, pero la desviación del septo nasal o un braquignatismo superior aparecen en menos del 1% de los animales. Estos signos suelen estar curados en el momento del sacrificio. Los estornudos también constituyen el primer signo de la RAP, pero al contrario de lo que ocurre en la RAnP, los signos progresan a secreción nasal sanguinolenta, desviación del hocico, tinción de las lágrimas y gran prevalencia de braquignatismo superior.
    Los cerdos afectados no pueden cerrar las mandíbulas correctamente, consumen menos pienso y engordan menos. Los estornudos suelen haber remitido a las 12 semanas, pero los cambios anatómicos permanecen hasta el sacrificio. Se suele aplicar un sistema de puntuación basado en la magnitud de las lesiones de los cornetes y del septo nasal, valorados a la altura de la unión entre el primer y el segundo premolar superior, para controlar la presencia, prevalencia y gravedad de la enfermedad en las poblaciones porcinas que llegan al matadero.  Con este sistema, un hocico normal se puntúa con un 0, mientras que el daño progresivo de los cornetes ventrales y después dorsales, la pérdida de los mismos y finalmente la desviación del septo nasal se puntúan desde 1 (lesiones leves) hasta 5 (graves).

  • En los lechones se puede confirmar la sospecha de RAnP haciendo un cultivo de B. bronchiseptica a partir de muestras nasales obtenidas con un hisopo en las poblaciones de cerdos afectados. La detección del microorganismo en los casos de bronconeumonía en lechones de menos de 6 semanas de las explotaciones afectadas también es una buena prueba de que la enfermedad es debida a Bordetella. El análisis serológico para la detección de anticuerpos frente a este microorganismo no es útil debido a su naturaleza ubicua. La confirmación de la RAP se basa en la detección del gen de la necrotoxina dérmica de P. multocida mediante una PCR realizada en muestras nasales obtenidas con un hisopo a partir de cerdos afectados, la detección del propio antígeno, es decir, la toxina, en muestras de este mismo tipo o, mejor aún, con la consecución de colonias puras en agar sangre. La confirmación de la ausencia de RAP se basa en la ausencia de síntomas clínicos y en la realización de pruebas de detección sistemática periódicas mediante el análisis de muestras nasales obtenidas con hisopo que demuestren la ausencia de P. multocida toxigénica. Las puntuaciones de los hocicos en el matadero no son totalmente fiables, a causa de los retrasos en la aparición de los síntomas clínicos después de haber confirmado la infección de la explotación (hasta dos años), a la patología leve del hocico debida a una RAnP, a las variaciones anatómicas según la raza y a desviaciones del hocico debidas a comportamientos del animal.

  • El control a corto plazo se consigue empezando por reducir la carga infecciosa en la fase de destete y de engorde, con tratamientos antimicrobianos en el pienso, como sulfamidas potenciadas, clortetraciclina, ampicilina o tilosina, según la sensibilidad antibiótica del microorganismo aislado. Vía inyectable.- Tulatromicina. Sin embargo, la medicación siempre debe ir acompañada de mejoras de manejo.

  • Si bien la prioridad en caso de un brote agudo de RAP o RAnP es conseguir un control a corto plazo del cuadro clínico, es más realista un objetivo de prevención a más largo plazo o incluso de eliminación.
    La carga infecciosa se reduce aplicando un flujo de cerdos todos dentro-todos fuera (TDTF), si es posible, y mejorando la limpieza, la desinfección y la ventilación de las instalaciones.

    También se pueden conseguir beneficios a corto plazo reduciendo el flujo de lechones infectados hacia el destete. Se deben considerar técnicas como la vacunación de las cerdas (en Europa existe una vacuna combinada de toxoide de P. multocida y vacuna muerta de B. bronchiseptica) y la inyección intramuscular de un antibiótico de acción prolongada a los lechones sin destetar.
    La erradicación de la RAnP no es un objetivo alcanzable, a causa de la naturaleza ubicua de B. bronchiseptica y al hecho de que exista una amplia diversidad de animales portadores.
    Se puede erradicar la RAP mediante un vacío total y repoblación con ganado libre de P. multocida toxigénica, pero este proceso no siempre es práctico. Un planteamiento alternativo ha sido la aplicación prolongada de vacunas a cerdas jóvenes y cerdas madres (igual que antes) para maximizar la protección con el calostro y reducir al mínimo la transferencia de la infección a los lechones durante la lactación, el destete o la mezcla de lechones. Este planteamiento se puede acelerar analizando y eliminando las cerdas y verracos que sigan siendo portadores del microorganismo. La erradicación se basa en una bioseguridad exterior estricta (sustitución por reproductores libres de enfermedades, cuarentena, exclusión de otros portadores), una buena bioseguridad interna (flujo de cerdos TDTF, limpieza y desinfección estricta de las instalaciones entre lotes) y una ventilación adecuada.

    1. De Jong M. 2006. Progressive and non-progressive atrophic rhinitis. In: Diseases of Swine. Eds, Straw B, Zimmerman JJ, D'Allaire S, and Taylor D. 9th Edn. Blackwell Publishing. Oxford.
    2. Kamps A, Buys W, Kamp E, Smits M. 1990. Specificity of DNA probes for the detection of toxigenic Pasteurella multocida subsp. multocida strains. J Clin Microbiol. 28: 1858-1861.
    3. De Jong M, Kamp E, van der Schoot A, von Banniseth T. 1996. Elimination of AR toxigenic Pasteurella form infected sow herds by a combination of ART vaccination and tsting sows with a PCR and ELISA test. Proc. 13th Intl. Congr. Pig Vet Soc. p245.